Menu
Total

Test genético

0 Comment


El ADN es una célula encargada de transferir nuestra información genética de generación en generación, de forma que el individuo se desarrolle según la codificación que esta célula posea. Para esto, los distintos componentes del ADN (timina, guanina, citosina y adenina) deben estar organizado de manera que puedan definir las características del ser vivo.

Todo ser vivo posee una codificación de ADN distinta, lo que nos diferencia genéticamente unos de otros, aunque poseamos los mismos componentes genéticos. Cada célula de ácido desoxirribonucleico esta compuesta por un núcleo que posee los cromosomas que determinan el genero de un ser vivo.

Para esto, la ciencia ha desarrollado una gran cantidad de tecnología capaz de leer la codificación de nuestros genes de ADN, de modo que pueden obtener la secuencia exacta de nuestros componentes, que junto al ARN proporcionan las proteínas que desarrollan el cuerpo.

Además de esto, a través de los llamados “Test genéticos”, se obtiene información sobre enfermedades hereditarias, rasgos característicos de la herencia, se denominan los genes dominantes y recesivos de la familia e incluso permite conectar a una persona con otra a través de sus genes, obteniendo información familiar.

Estas pruebas se realizan a través de un procedimiento que consiste en obtener una muestra del ADN que puede ser encontrado en la saliva, la sangre, el sudor, el cabello, las secreciones nasales y otras secreciones del cuerpo, de forma que se pueda evaluar la codificación exacta que posee el individuo.

Una vez realizado esto, dependiendo a la utilidad que se le da a la evaluación, ya sea para conocer las enfermedades a las que se está propenso a sufrir o para saber el parentesco con otra persona, la muestra se analiza en busca de coincidencias o diferencias con otro individuo a través de la amplificación de la cadena genética.

Cada cadena genética es distinta a la otra, por lo que el analista debe revisar cada sección de las cadenas para asegurarse de que las coincidencias sean reales al igual que las diferencias y una vez establecidas a las relaciones entre ambas cadenas genéticas, los resultados deben ser comprobados.

Cuando se realiza dicho test genético para saber la paternidad de un niño, se asegura que la cadena genética del niño coincida a la mitad con la cadena genética de la madre y mitad con la genética del padre, de modo que se pueda decir que el niño es de ambos.